Frutos del Espíritu Santo

Gabriel Urdaneta 8 de diciembre de 2021

Los frutos del Espíritu Santo son los siguientes:

1. Amor: Es la base de todos los frutos del Espíritu Santo. Quien da este fruto hace ver a Cristo en su vida.

2. Alegría: Emana naturalmente el amor, es como la luz del sol. Esta alegría no se apaga en medio de los problemas. Cuando se está en comunión con Dios, la persona es feliz.

3. Paz: Es la perfección de la alegría, porque supone el goce del objeto amado. El objeto amado por excelencia es Dios, y de allí viene la seguridad de la paz que brota de tener a Dios en el corazón.

4. Paciencia: Quien da este fruto, supera las turbaciones que implica la lucha permanente contra los enemigos del alma y sus fuerzas invisibles y visibles. La paciencia nos ayuda a controlarnos e impide que seamos resentidos o vengativos.

5. Longanimidad: Es el coraje o ánimo en las dificultades que se oponen al bien, es un ánimo sobrenatural para concebir y ejecutar las obras de la verdad. Permite saber esperar la acción de la divina providencia.

6. Benignidad: Es una disposición permanente a la indulgencia y a la afabilidad. Es un fruto que nos ayuda a ser gentiles y ayuda a defender la verdad. Es una gran señal de la santidad de un alma.

7. Bondad: Es la fuerza que nos ayuda a ocuparnos del prójimo y a beneficiarlo.

8. Mansedumbre: Ayuda a evitar la cólera y las reacciones violentas.

9. Fidelidad: Quien da este fruto defiende la FE en público y no la oculta por vergüenza o miedo.

10. Modestia: Este fruto excluye todo lo que sea áspero y mal educado. Ayuda a que nuestros sentidos no se fijen en cosas indecorosas y vulgares.

11. Continencia: Ayuda a contener o tener a raya la concupiscencia en lo que concierne al beber, comer, divertirse y en los otros placeres de la vida terrenal.

12. Castidad: Es la victoria conseguida sobre la carne y ayuda a que el Cristiano sea más un templo vivo del Espíritu Santo.

Categorías : Religión
Búsquedas relacionadas :